Caso Abel: Espinosa negó haber integrado una asociación ilícita

 Caso Abel: Espinosa negó haber integrado una asociación ilícita

Finalmente este martes, a la mañana, María Alejandra Espinosa fue indagada en el Juzgado de instrucción Penal 2 por asociación ilícita. La mujer la hizo corta. Negó su participación en una banda de delincuentes, responsable de la desaparición de su expareja Abel “Pochi” Ortiz e integrada, además, por el excomisario Marcelo Acevedo, la policía Marcela Rodríguez y María Vásquez. Una vez dicho eso, la peluquera dedicó gran parte de su declaración a hablar sobre la relación que tuvo con su ex. Dio a entender que realmente no sabe qué fue lo que sucedió con el joven que desapareció el 16 de septiembre de 2014 y que los únicos conflictos que le conocía fueron uno con una familia vecina de apellido Figueroa y con la madre de una hija que tenía, pero de la cual “Pochi” no se hacía cargo.

La indagatoria empezó pasadas las 9:30, cuando se concretó el traslado desde el Servicio Penitenciario a los Tribunales de Villa Mercedes. Espinosa y su hija, Daiana Verónica Villegas, están presas desde el 31 de agosto, cuando fueron procesadas por intentar matar a tiros a Figueroa, un adolescente con el que habían tenido un problema vecinal.

Al inicio de la audiencia, el instructor de la causa le leyó a la mujer el delito por el cual es investigada y los elementos probatorios que el juez Leandro Estrada consideró para llamarla a indagatoria. La mayoría de esas pruebas son testimonios de personas que la peluquera no conoce, dijo su defensor Emmanuel Correa Otazú. Algunos de esos testigos que habían declarado eran policías y otras personas que estuvieron involucradas en otros ilícitos, refirió.

Indicó que a Acevedo lo conoció después de mayo de 2014, cuando comenzó a juntar firmas entre los vecinos para pedirle al Gobierno que echara a los Figueroa del barrio Eva Perón II. Dijo que fue el ministro de Seguridad de ese entonces, Martín Olivera, quien la puso en contacto con el excomisario que, por ese momento, era jefe de la Comisaría 9ª.

Respecto a Rodríguez contó que la conoció cuando se había ido a Juan Jorba y la mujer policía la halló deambulando en una ruta, cerca del pueblo. Refirió que desde entonces la efectivo le vendía ropa, perfumes y otros productos de catálogo. Y por último, declaró que conoce a Vásquez, de quien era amiga desde que eran adolescentes.

“Entonces si ella no conoce a las personas por cuyos testimonios la citaron a indagatoria y tampoco tiene relación con Acevedo y Rodríguez, ¿cómo puede haber una asociación ilícita entre ellos?”, cuestionó Correa Otazú. Resaltó, por otro lado, que las pericias hechas en Mendoza a los teléfonos de los sospechosos arrojaron que “no hay ningún elemento que los vincule con una asociación, no hay nada”.  

Para el defensor esa línea investigativa que sigue Estrada “está agotada”. A su modo de ver tendría más sentido investigar a la familia con la que, según su clienta, Abel sí tuvo un conflicto: los Figueroa. “Los mismos Figueroa lo denunciaron a Ortiz porque les quemó la casa y le pegó un tiro a uno de ellos”, argumentó.

Según el abogado, tampoco hay que dejar de investigar el vínculo que Ortiz tenía con la supuesta hija que mencionó Espinosa. “No digo que porque tuvo una hija a la que ignoraba lo van a matar, pero habría que ver si existió un problema ahí”, manifestó.

La peluquera relató que fue novia de Abel durante siete años y, pasado un año de esa relación, se enteró de que él tenía una hija con una pareja anterior, que vivió en el Eva Perón y que en la actualidad tiene unos 17 años. “La misma Espinosa le dijo a Ortiz que se acercara, que estuviera más presente con su hija. Pero él nunca tuvo contacto. Le pedía la cuota alimentaria y no cumplía”, aseveró.

El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *