Caso Di Marco: la abogada de la madre prepara la defensa

 Caso Di Marco: la abogada de la madre prepara la defensa

GENTILEZA EL DIARIO DE LA REPÚBLICA. LINK DE LA NOTA AQUÍ

Va a evaluar, junto a Carina Di Marco, si la acusada va a declarar en la primera audiencia del juicio.

En el tiempo que lleva presa –van a cumplirse dos años el próximo mes–, Carina Di Marco no ha podido recapitular la historia familiar y ver si, en efecto, tuvo alguna señal de que su hija mayor, Florencia Di Marco, de 12 años, era abusada por su pareja, Lucas Gómez, dijo su abogada. “Le es imposible, le es muy difícil, porque es muy doloroso. Es una tarea muy complicada, requiere años de terapia. Para cualquiera es muy difícil remontarse y entender por qué tanta saña”, aseguró la defensora de Di Marco, Karina Mantelli. Ambas se preparan para el juicio oral que iniciará el próximo 8 de abril en la Cámara del Crimen 2 de San Luis, donde tratarán de dilucidar si efectivamente Di Marco colaboró, desde su omisión, a la consumación de los ataques sexuales que precedieron al femicidio cometido el 22 de marzo de 2017. “Ha habido, hay, una condena social. Quiero cuidar que el juicio sea justo. Si tiene que ser condenada, que lo sea. Pero que sea justo. Eso es lo que trato de resguardar”, afirmó la abogada.

Desde el comienzo, la defensa de Di Marco trató de asirse de dos puntales: que ella desconocía que la nena era sometida desde hace tiempo por Gómez y que él ejercía violencia de distinta índole sobre la mujer. Según el informe del forense Ricardo Torres, el cuerpo de la menor no solo presentaba signos de la última violación, perpetrada poco antes de ser estrangulada con un lazo. También detectó indicios de abusos de larga data.

Consultada sobre sus expectativas en relación al debate oral, Mantelli dijo que no trabaja sobre estas, ya que prefiere concentrarse en el análisis del expediente. “Hay que estudiar mucho la calificación, que es rara, es difícil, la omisión”, consideró. Di Marco está acusada de ser “partícipe necesaria de abuso sexual con acceso carnal, triplemente calificado: por ser guardadora, por el vínculo y por la convivencia preexistente con un menor de 18 años”, y el fiscal de primera instancia, Esteban Roche, pidió que le apliquen una condena a 17 años y medio de prisión.

Contó que por estos días dialogará con su defendida en su lugar de alojamiento, la Unidad de Mujeres, en el Complejo Penitenciario 1, de San Luis, sobre la posibilidad de que declare en la primera audiencia. A entender de Mantelli, hoy está en condiciones de hacerlo. “Por el momento, no está con psicólogo. Este es un contexto totalmente distinto a cuando la detuvieron. En ese momento estaba con una bebé de días. Florencia había sido asesinada a manos de su marido Lucas. Le habían quitado los chicos. Era una situación muy desbordante”, describió.

Del total de testigos que figuran en la relación de causa, que son 105, la defensora ya desistió de 70, ya que no guardan relación con el hecho investigado. “Le corrieron vista (de la propuesta) al fiscal de Cámara 2, Fernando Rodríguez, vamos a ver qué dice”, refirió.

Entre los testimonios que sí le interesan cuenta el de las docentes de la escuela “Florentino Ameghino”, de Mendoza. Una de las maestras reveló que Florencia le confió que su padrastro “la tocaba mucho”.

El personal escolar aseguró que citó a Di Marco para informarle esto, y que ella desacreditó a la nena, tratándola de mentirosa. Pero no hay acta que atestigüe ese encuentro, que se habría dado a mediados de 2016, antes del inicio de las vacaciones de julio y de que Florencia se mudara a San Luis junto a toda su familia.

“Las maestras eran garantes”

“A todos, al tribunal, al fiscal y a mí nos interesa que vengan todas. Y, en caso de que no puedan venir, se va a hacer una teleconferencia. Ellas aluden haber sabido lo que pasaba con Florencia. Vamos a ver qué dicen ahora, en el juicio, porque durante la instrucción fueron bastante escuetas. Quiero saber cómo le trasmitieron esa novedad a Carina”, manifestó.

“No hicieron acta escolar, porque lo tomaron como un dicho. Después de lo que pasó (en referencia al asesinato de la nena), ahí las maestras hablaron en un grupo de WhatsApp. No vieron la magnitud que tenía. Nadie le dio la seriedad que ameritaba. Por eso sucedió lo que sucedió”, continuó la defensora, quien dijo que podría llegar a solicitar que se adopte alguna medida en relación a las docentes. “Tienen la misma posición de garante que la madre. Si van a decir que le trasmitieron a ella lo que correspondía, entonces tenían conocimiento. Hay que ver qué sabían, cuánto sabían, qué le dijeron”, enumeró.

Sobre la afirmación de que Di Marco era víctima de violencia de género, la defensora indicó que le interesa “que se reflote la autopsia psicológica”.

Además, en el expediente están incorporados los informes practicados por distintos especialistas, entre ellos, psicólogos y trabajadores sociales. Algunos han dado conclusiones que sirven para sostener las teorías de la defensa; otros, no dejan a la acusada en la mejor posición. Estos últimos hablan “de un Carina desaprensiva, distante de los afectos. Uno de los informe se hizo en 40 minutos”, cuestionó.

“Por otro lado, tenemos informes que hablan de una mujer angustiada”, dijo. Uno de los últimos fue firmado en conjunto por el psiquiatra Gonzalo Mayor y la psicóloga Miriam Bottino –ambos del Cuerpo Profesional Forense del Poder Judicial– y por el ex presidente del Colegio de Psicólogos, Alberto Jaimez, que intervino como perito de parte, para la defensa. Es un informe favorecedor, en el que tanto los dos peritos oficiales como el de parte coincidieron en ciertos rasgos de la personalidad de Di Marco, dijo Mantelli.

“Hay también un informe muy rico, que hizo una licenciada en trabajo social en la casa, cuando se desarrolló el allanamiento allí. (La profesional) habla de una persona que minimiza, que naturaliza los maltratos”, comentó. “Carina ha tenido una infancia muy cruel, complicada. La mamá abandonó a la familia entera, y ella se hizo cargo de los hermanos más chiquititos, Para ella, vivir otra cosa cruel, que los niños vivieran otra cosa cruel, era moneda corriente”, aseveró.

La abogada aseguró que no solo Carina era víctima de Gómez. También lo eran los chicos, dijo. “Hay un dibujo que hizo L. (el mayor de los hijos varones de Di Marco y Gómez), cuando lo entrevistaron en Cámara Gesell. Lo dibujó al padre como si fuera Hannibal (el psiquiatra asesino de la película “El silencio de los inocentes”), como un monstruo, con garras. Él proyecta mucha violencia en el padre. Ante los ojos de la gente, Lucas se manifestaba como una persona totalmente normal. Pero la familia naturalizaba lo que pasaba dentro de la casa”, aseguró.

0 Reviews

Más notas