Chocó contra un camión porque manejaba ebrio y a contramano

 Chocó contra un camión porque manejaba ebrio y a contramano

Tanto el conductor como su acompañante tenían 0,58 gramo de alcohol por litro de sangre.

Hasta el sábado a la anoche, para los policías de la Comisaría 11ª era un misterio de dónde venían Liliana Cabáñez y Claudio Olivares, cuando el auto en el que circulaban chocó contra un camión de la empresa YPF. Lo que sí está claro es por qué se produjo el accidente que, por fortuna, solo tuvo consecuencias materiales. Fue porque el conductor del auto y también su acompañante estaban bajo el efecto del alcohol. Tal era el grado de ebriedad que tenían que fueron a contramano por un tramo de la Autopista de las Serranías Puntanas, a la altura de la V Brigada Aérea, y dicho viaje terminó cuando se toparon de frente con el vehículo de gran porte, cargado de alcohol metílico, que marchaba en sentido correcto.

Ayer, pasadas las 19, unas cuatro horas después del siniestro, les hicieron las pruebas de alcoholemia a los ocupantes del Chevrolet Corsa Classic. Los test arrojaron que ambos tenían 0,58 gramo de alcohol en sangre, precisó una fuente policial. Debido al horario en el que efectuaron los exámenes, los efectivos estimaban que seguramente, al momento del choque, la cantidad de alcohol que cargaba la pareja era mayor.

Hasta anoche, la Policía solo contaba con los testimonios del camionero Nelson Núñez y de los numerosos conductores que minutos antes del accidente advirtieron que el auto marchaba a contramano y llamaron al 911. Según dijo la fuente, era casi imposible dialogar con los del Corsa. “No quieren hablar, están muy cortantes”, dijo.

“No sabemos de dónde vienen, ni a dónde iban. Ellos dicen que salieron de Villa Mercedes. Pero eso es imposible, porque venían del lado de Justo Daract para acá”, contó un efectivo que habló con los ocupantes del automóvil. Lo que sí pudieron confirmar es que ambos son de Justo Daract y, como tienen el mismo domicilio, presumían que son pareja.

Minutos antes de las 16, el Centro de Operaciones de la Policía recibió varios llamados de personas que avisaban que por la Autopista de las Serranías, a la altura del kilómetro 680, un auto circulaba en sentido opuesto al que debía ir. Un móvil de la Comisaría 11ª, que está a unos 12 kilómetros de allí, salió de inmediato hacia el punto que les refirieron.

Cuando los patrulleros llegaron al kilómetro 684 se toparon con la escena de un posaccidente. “Sobre la banquina derecha había un Corsa con la trompa destruida y unos metros más adelante, sobre el asfalto, un camión con el tanque de YPF”, describió.

El camionero no estaba herido. De hecho, a simple vista, el vehículo marca Iveco, tenía un impacto prácticamente imperceptible en la parte trasera. Tampoco estaban lesionados quienes viajaban en el coche. Olivares y Cabáñez permanecían sentados en el auto. “Por el aliento nos dimos cuenta rápidamente de que estaban alcoholizados”, comentó.

Núñez, quien es de la ciudad misionera de Oberá, les relató a los efectivos que había partido de Mendoza con destino a Buenos Aires. “Él venía en el sentido correcto de circulación cuando de repente se topó con un auto que venía de frente. Entonces pegó el volantazo hacia la banquina, pero aún así, el auto chocó con la parte de atrás del camión”, contó.

Con base en lo que observaron en el lugar los peritos presumen que, si bien el Corsa no volcó, tras el impacto sobrevoló. “Calculamos que el auto chocó y que en un momento ha ido por el aire, porque no hay rastro sobre la carpeta asfáltica, y luego cayó a la banquina. Ahí se arrastró, se le salió una rueda delantera, colisionó y frenó en el bordo de tierra y ahí bajó de nuevo”, conjeturó.

Fuente: El Diario de la Republica

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *