El juez rechazó el pedido de Macri y ratificó la indagatoria del miércoles en Dolores

 El juez rechazó el pedido de Macri y ratificó la indagatoria del miércoles en Dolores

La defensa volvió a cuestionar al magistrado Martín Bava luego del escándalo de la semana pasada

El juez federal de Dolores Martín Bava rechazó en la tarde del lunes “in limine” la recusación que le había planteado horas antes el ex presidente Mauricio Macri, en el marco de la causa que investiga el espionaje a los familiares de las víctimas del Ara San Juan y por la que fue llamado a declarar en indagatoria para este miércoles. Según indicaron a Infobae fuentes judiciales, tal como era previsible el juez federal rechazó la recusación por prejuzgamiento y temor de parcialidad que había formulado esta mañana el abogado Pablo Lanusse y ratificó así su convocatoria, más allá de que ahora será la Cámara Federal de Mar del Plata la que tenga que evaluar el nuevo pedido de apartamiento sobre el juez.

“Ha quedado descartado en esta incidencia que sobre el suscripto medie una causal que habilite su apartamiento de estas actuaciones -dijo Bava en la resolución a que que accedió Infobae-No ha habido ni hay animosidad alguna en contra del imputado Mauricio Macri. Sólo se ha producido la prueba por requerida por las partes. En suma, del escrito presentado por la defensa del Dr. (Pablo) Lanusse no se desprenden razones sensatas para considerar un temor de parcialidad por parte del suscripto. Nunca las discrepancias con las decisiones de un magistrado a cargo de una investigación, propias de las reglas y el sentido de un proceso penal, pueden conllevar a su apartamiento, so riesgo de afectar seriamente el buen funcionamiento del servicio de justicia y la garantía del juez natural”.

Para el juez, “el elemento que intenta incorporar” la defensa “ahora como causal de recusación no tuvo otra consecuencia que hacer lugar al pedido de relevamiento de secreto de su asistido. Ello en haras de respetar los planteos de las partes, siguiendo las reglas del debido proceso legal.

Tras insistir en que, según su criterio, “no resultaba necesario el relevamiento” del secreto de Estado por parte del presidente Alberto Fernández pero lo hizo en función del pedido de la defensa y el aval de la fiscalía, en su escrito, el juez dejó entrever que para la defensa de Macri no había sido una sorpresa la respuesta de la interventora de la AFI Cristina Caamaño cuando se la consultó sobre la obligación de relevar del secreto de Estado al ex jefe de Estado en el marco de su indagatoria.

“Si se daba la eventualidad de que el imputado en pleno ejercicio del derecho defensa se refería a cuestiones que pudieran ser clasificadas, esa información iba ser reservada con los mismos recaudos que se viene teniendo a lo largo de este expediente. Asimismo, quiero resaltar una cuestión que no es menor y lo he dicho anteriormente: los hechos que se investigan ante estos estrados no versan en lo absoluto sobre situaciones de riesgo para la seguridad interior y/o para la defensa nacional y por ende no revisten el carácter de secreto”, opinó.

Bava insistió así: “no me encuentro comprendido en ninguna de las causales de recusación establecidas en el ordenamiento procesal y que las invocadas nuevamente por el Sr. Defensor son manifiestamente improcedentes. No tengo amistad, enemistad ni prejuicio de ningún tipo, objetivo ni subjetivo con los imputados ni con las partes querellantes. Tampoco los tengo con relación al objeto que es materia de estudio. Mucho menos, como alude el inciso en el que funda su pretensión el defensor, manifesté opinión extrajudicialmente sobre el proceso a persona alguna o actué con animosidad”.

El planteo de la defensa

En su presentación de esta mañana, la defensa de Macri había sostenido que “a partir del comportamiento y actos desplegados por el Dr. Martín Bava tenemos la inamovible convicción y certeza de encontrarnos ante un Magistrado que ha roto su confianza y que se ha despojado de su investidura de Juez de la Constitución Nacional para colocarse un triste y repudiable ropaje que aniquila su condición de imparcial e independiente y obliga, ante la trascendencia y gravedad de lo ocurrido, a que se disponga su apartamiento”.

Entre las pruebas para sustanciar la recusación, la defensa pidió, entre otros puntos, que “se requiera al Poder Ejecutivo Nacional copia certificada de la totalidad del expediente que culminó con el dictado del Decreto 750/2021 del 28 de octubre de 2021, donde se pueda conocer y analizar todos los pasos administrativos de las diversas instancias que debieron actuar en su sustanciación y análisis”. Es decir, cómo fue el procedimiento del Ejecutivo para habilitar en forma exprés el levantamiento del secreto de Estado sobre Macri, en el marco de su frustrada indagatoria.

Tal como había anunciado, el defensor de Macri insistió en que el magistrado obró con “temor de parcialidad” cuando convocó al ex jefe de Estado a indagatoria sin haberle pedido al presidente Alberto Fernández que lo relevara del secreto de Estado. La presentación se hizo esta mañana, según confirmaron a Infobae en la defensa del ex jefe de Estado. Ahora, Bava deberá responder esta nueva recusación. Ahora, con el rechazo del juez Bava, la Cámara Federal de Mar del Plata deberá más tarde evaluar la queja de la defensa y la respuesta del juez. No obstante, la indagatoria se ratifica para el próximo miércoles a las 12.

En declaraciones periodísticas, el expresidente había dicho que “jamás” espió a nadie y que las supuestas maniobras investigadas respondían a como se manejaba la Casa Militar con la seguridad del presidente. Su defensa tenía previsto presentar un escrito rechazado las acusaciones y denunciando lo que consideran es el carácter “político” de esta investigación. Pero el jueves la indagatoria se frustró cuando se leyó que, en palabras de la interventora de la AFI Cristina Caamaño, se recomendaba la autorización presidencial en caso de que Macri tuviese que hablar de actividades previstas en la ley de inteligencia.

Tras recordar las propias palabras de la Cámara Federal de Mar del Plata que habían instado al magistrado a guardar mesura, la defensa habló de lo sucedido el jueves pasado como “un bochorno de tal naturaleza vergonzante y de falta de respeto no solo hacia el Sr. Mauricio Macri y esta defensa, sino hacia toda la sociedad que se vio consternada de su proceder, destruyendo su credibilidad como Magistrado de la Constitución Nacional reforzando nuestro temor fundado de parcialidad, todo lo cual aconseja y hace necesario el apartamiento del Sr. Juez subrogante Dr. Martín Bava”.

El abogado defensor de Macri, Pablo Lanusse, aseguró que la audiencia del jueves, el acta labrada, el pedido dirigido al Poder ejecutivo Nacional y lo proveído luego de ello el 29 del mismo mes y año, cuando se volvió a convocar a Macri para la indagatoria de este miércoles, demuestran que Bava “actuó sin moderación; mesura; adecuada compostura; objetividad; imparcialidad; ecuanimidad; rectitud; recta administración de justicia; recato; despojado de cualquier injerencia extraña; independencia ni estilo moderado”.

“Por el contrario -se añadió- tanto esta defensa, como la sociedad en su conjunto, padeció y conoció la suspicacia, sospecha de injerencia externa, teñida de supuestos no claramente expresados, intereses políticos o de cualquier otra naturaleza no legal en el actuar del aludido Magistrado subrogante, que destruye a su respecto la imparcialidad e independencia con que debe actuar como garantía esencial en favor del Sr. Mauricio Macri y de esta defensa, además del prejuzgamiento en que incurrió producto de su sumisión a esa injerencia externa e intereses políticos que enceguecen su actuación”.

En ese contexto, la defensa sostuvo: “a partir del comportamiento y actos desplegados por el Dr. Martín Bava tenemos la inamovible convicción y certeza de encontrarnos ante un Magistrado que ha roto su confianza y que se ha despojado de su investidura de Juez de la Constitución Nacional para colocarse un triste y repudiable ropaje que aniquila su condición de imparcial e independiente y obliga, ante la trascendencia y gravedad de lo ocurrido, a que se disponga su apartamiento”.

“Cabe preguntarnos, como se lo ha hecho la gran mayoría de la sociedad, si este grosero error, auto asumido por el Sr. Juez recusado, fue impericia, desconocimiento del derecho o una celada procesal. Tenemos nuestra respuesta, y claramente se encuentra en la utilización de la citación a prestar declaración indagatoria a mi ahijado procesal con intereses políticos dentro del calendario electoral en el que nos encontramos inmersos. Pero sea una u otra la respuesta, lo cierto es que quedó al desnudo la mala praxis del magistrado Dr. Bava y que ello destruyó su confianza como Juez de la Constitución Nacional, y por el temor fundado de parcialidad y dependencia política que eso genera, se deberá disponer su apartamiento inmediato de esta pesquisa”, se aseveró.

La causa

A Macri se lo acusa por supuestas maniobras de espionaje ilegal que habrían tenido por objetivo monitorear las actividades de las organizaciones de familiares de las víctimas del hundimiento del submarino San Juan “desde la perspectiva de la afectación a la imagen de la gestión de gobierno”. Los seguimientos se habrían dado entre diciembre de 2017 y finales del 2018. Se trata puntualmente de seis hechos.

El hundimiento del ARA San Juan, en el que murieron 44 personas, ocurrió en noviembre de 2017. Pero los familiares de esas víctimas no habrían sido los únicos espiados. Los agentes también monitorearon a los familiares de otros dos barcos hundidos: el pesquero “El Repunte”, de origen marplatense, que naufragó en el Mar Argentino el 17 de junio de 2017 y provocó la desaparición de 10 marineros; y el buque “Rigel”, que zarpó el 5 de junio de 2018 del puerto marplatense y perdió contacto cuatro días después frente a las costas de Chubut en medio de un temporal, mientras participaba en la campaña del langostino. Allí murieron nueve personas.

A criterio de Bava, que citó a Macri al mismo momento en que procesó a los ex jefes de inteligencia durante el macrismo Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, junto a otras personas, esas diligencias sobre los familiares de los tripulantes del ARA San Juan no guardaban relación con la seguridad del presidente sino que se trataban de tareas de “inteligencia ilegal” que buscaban controlar las protesta e influir en la opinión pública.

Fuente: Infobae

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *