Este viernes se corre el Clásico Reapertura

 Este viernes se corre el Clásico Reapertura

Se termina la espera. Este viernes regresa el turf al Hipódromo La Punta. La reunión hípica tendrá siete competencias, pero se destaca la séptima, el Clásico Reapertura, con doce ejemplares confirmados. Correrán 1.600 metros y hay un premio de 250 mil pesos para el ganador. La actividad comenzará a las 13 y a las 18 se disputará la última.

Esta nueva reunión llega luego de un año, siete meses y 22 días desde la última cita hípica, que se realizó el 16 de febrero de 2020, y coincidió con la máxima carrera del calendario: el Gran Premio Vicente Dupuy (G3).

Para ingresar al predio se cobrará una entrada de $300 a los mayores de 12 años y se aplicarán los protocolos requeridos por la autoridad sanitaria provincial. Entre las disposiciones más importantes se destacan el control de aforo según la capacidad de los distintos espacios y el uso permanente de barbijo o tapabocas.

Si bien habrá 7 carreras, el plato fuerte será la séptima, que tiene a productos de fuste y con muchas ganas de salir primero en la foto. En la prueba central estarán “Constanzo”, “Vio Veces”, “The Bounty Hunter”, “Gift of Virtue”, “Prigioni”, “Te Lactagogo”, “Danzarín”, “All England”, “More Easy”, “Sebi Moro”, “África Lo” y “El Retador”.

El abanico es amplio. Hay ejemplares de enorme nivel que supieron hacer pata ancha en los grandes hipódromos de la Argentina. “Vio Veces”, con dos terceros puestos en Palermo, es uno de los candidatos. Lo tendrá en la silla al villamercedino Joaquín Cano, un jockey abonado a los triunfos. “Gift of Virtue” es un pingo noble y guapo. Sabe lo que es ganar en Palermo y fue segundo en La Plata. Tendrá la monta de José Silvera Alves. “Te Lactagogo” es otro a tener cuenta a la hora de jugarle algunos boletos. El pensionista de Fabio Mentucci fue protagonista varias veces en Palermo y en La Plata, y con Lautaro Balmaceda en la silla vendrá en busca de la gloria.

“Danzarín” intentará defender los colores de San Luis. Con la monta de Isidro Ojeda, el pupilo de Enrique Bayma conoce las mieles del éxito, y si se levanta bien es un pingo guapo y noble que les va a dar pelea. Por los nombres que hay, promete ser una carrera de dientes apretados desde los partidores hasta el disco. Serán 1.600 metros electrizantes.

Tras 19 meses, los amantes del turf tendrán la chance de volver al más federal de los hipódromos. Todos deshojan la margarita y no ven la hora que llegue el día de la carrera y se abran los partidores.

El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *