Hugo Auderut: “Hay prueba para investigar otras responsabilidades”

 Hugo Auderut: “Hay prueba para investigar otras responsabilidades”

A entender de Hugo Auderut, las declaraciones que se escucharon la semana pasada, cuando dio testimonio ante la Cámara Penal 2 personal de seguridad que trabajaba en el bar Say No More cuando su hijo, Matías Auderut, recibió la golpiza que lo llevó a la muerte cinco días después, el 4 de enero de 2019, marcan que hay sustento para profundizar las averiguaciones en torno al rol que tuvieron estos guardias en el hecho y también la Policía. Los empleados de seguridad “no declararon como testigos, le tomaron una declaración informativa porque se va a iniciar una compulsa, para una causa aparte, para ver el grado de responsabilidad que tuvieron”, explicó el padre del joven fallecido en vísperas de los alegatos y del fallo que dará el tribunal hoy.

Una de las abogadas que representa a la familia de Matías, Adriana Algarbe, dijo que a lo largo de la tramitación del expediente sostuvieron la responsabilidad del personal de seguridad y de los funcionarios públicos “por posible abandono de persona u omisión de los deberes de funcionario público en cuanto a la Policía y a la falta de controles por parte de la Municipalidad”. “En relación al personal de seguridad, de las pruebas surgió la participación directa en el origen de la pelea y la omisión, el quedarse observando y no hacer nada. Más allá de que ellos dicen que su función termina en la vereda del local, del video (que fue exhibido en la audiencia del lunes 17) surge que ellos ya estaban en la calle y que intervinieron en el inicio del altercado, y eso será materia de otro proceso”, sintetizó la abogada.

Hugo recordó que quienes declararon en carácter informativo son Darío Russo Di Genaro y Marilina López, quienes trabajaban en Say No More, y otro hombre que cumplía funciones en un pub próximo, Ibiza, quien era parte del staff de la misma empresa de seguridad en la que estaban empleados los otros dos. También se hizo presente en Tribunales Nahuel Maximiliano Santoro, guardia de la estación de servicio ACA, ubicada en Illia y Constitución, es decir, en diagonal al bar donde se originó el altercado. Él aseveró que nunca se cruzó. “A partir de los videos se ve cuando uno de los empleados de seguridad (es un varón) le pega a Matías y otro también lo golpea o empuja. E incluso cuando una de nuestras abogadas le preguntó a esta persona si él pegó, no quiso declarar, se abstuvo. Pero además, no intervinieron para separar y, según testimonios de los imputados, alentaban (a quienes están acusados) a que le siguieran pegando a Matías”, contó Hugo.

El papá de Matías está conforme con el desarrollo del debate, ya que “se están aclarando las distintas participaciones que tuvieron los procesados, el personal de seguridad”. “También quedó en evidencia que la Policía no estuvo presente. Es otro tema a debatir para adelante, el rol de seguridad que deben tener en esos lugares en donde hay tantos bares y tanto alcohol dando vuelta”, dijo.

Para Hugo, los videos sirvieron en ese esclarecimiento, para confirmar la acusación contra los actuales juzgados. “Y también queda claro por las filmaciones que no hubo una pelea, hubo una golpiza: Matías solo recibía los golpes”, refirió.

El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *