Las familias bolivianas esperan la cosecha estival para recuperarse

 Las familias bolivianas esperan la cosecha estival para recuperarse

Con la siembra de tomates, zapallos y otras hortalizas, buscan repuntar tras la caída en la pandemia.

Los productores de la comunidad boliviana que trabajan en el predio de la escuela “Agraria” saben bien lo que es sobreponerse a la adversidad. A los episodios de granizo y heladas que les han destruido los cultivos en años anteriores ahora les sumaron una pandemia que les dificultó el trabajo y les redujo la clientela. Sin lamentarse, volvieron a poner las manos en la tierra y ya se preparan para afrontar la época de mayor demanda de hortalizas, con la esperanza de que repunten sus ingresos.

María Villca, una de las encargadas de atender al público, contó que la llegada del coronavirus, en 2020, no les fue para nada indiferente. “Nos afectó mucho porque teníamos poca venta y no podíamos salir. A pesar de eso, estamos plantando y seguimos con las pilas puestas para sacar la cosecha buena. Si no trabajamos, no podemos salir adelante”, sostuvo.

Su familia y otros dos grupos de parientes conforman un solo equipo que se reparte las tareas a lo largo de las siete hectáreas que están del lado derecho del terreno. Varios de ellos fueron alcanzados por la enfermedad, lo que los obligó a aislarse en determinados momentos y a dejar de lado un oficio que no perdona prácticamente ni un día de desatención. “La pasamos muy mal un tiempo. Cuando alguno tenía síntomas ya no podíamos venir, pero si parábamos no había producción”, dijo.

Felipe Solano, tío de María y uno de los cabecillas del clan, reconoció que todavía intentan liquidar los frutos invernales y anuales como cebollas, lechugas y espinacas, repollitos de Bruselas, coliflores y brócolis, entre otros. “Villa Mercedes es una ciudad muy fría, pero este año, gracias a Dios, no hemos tenido grandes pérdidas. Ahora desde noviembre va a repuntar porque vamos a tener tomates, pimientos, berenjena, papa. Es siempre una mejor época, porque con el calor se dan mejor las hortalizas”, explicó.

Además de ellos, hay una cuarta familia que hace de esas tierras su principal sustento económico. “Estamos saliendo del invierno y estamos en una plantación de todo tipo de zapallos y algunos choclos, más todas las verduras de hojas. Estamos en plena siembra”, detalló Humberto León, quien está al frente del grupo que ocupa la hilera de lotes de la izquierda del predio.

El productor coincidió en que la primavera y el verano son temporadas que permiten “hacer una moneda más” porque pueden ofrecer una mayor variedad de alimentos. “Desde ahora hasta marzo se da la mejor época y en abril, con los días frescos, empieza a aflojar”, sostuvo.

Más allá de que necesitan mejorar las ventas, los precios que exhiben ambos grupos están muy por debajo de los que suelen encontrarse en verdulerías o en las góndolas de los supermercados. “Manejamos un número casi de mayorista. La gente compara mucho con los valores de la ciudad y siempre tenemos más barato. Incluso vienen los dueños de locales chicos y llevan para revender en sus negocios”, contó.

Seguimos con las pilas puestas para sacar la cosecha buena. Si no trabajamos, no podemos salir adelante (María Villca- encargada de la atención al público)

El trabajo, en los dos casos, es netamente familiar. Padres, hijos, tíos y sobrinos se dividen las funciones para remover el suelo, limpiar malezas, tirar las semillas, regar y finalmente cosechar. Mientras tanto, otros se encargan de recibir al público, de pensar las ofertas y hasta de hacer videos y transmisiones en las redes sociales para atraer a los clientes. “Acá se trabaja de sol a sol. Tratamos de aprovechar la luz del día, para que rinda más aún”, dijo León, quien agregó que se sienten honrados de poder ofrecerle un producto de calidad a la localidad que los cobijó cuando llegaron en busca de un futuro mejor. “La comunidad boliviana trabaja para el pueblo, para la gente de Villa Mercedes y algunos lugares aledaños, porque suele venir gente que está de paso. Pasan a curiosear y ver las novedades. A nosotros nos pone recontentos que se interesen, es un gran halago”, expresó.

Fuente: El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *