Leticia Risco: “Se pide a la ciudadanía que nos preste los ojos, que esté atenta”

 Leticia Risco: “Se pide a la ciudadanía que nos preste los ojos, que esté atenta”

Para la coordinadora del Sistema Federal de búsqueda de personas desaparecidas y extraviadas, la participación comunitaria es valiosa en casos complejos como lo son las desapariciones.

Las desapariciones de personas son causas complicadas. Y la de Guadalupe Belén Lucero Cialone, la niña puntana de 5 años de quien nada se sabe desde el lunes 14 de junio, quizás es la más difícil en la que interviene hoy el Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (Sifebu). “Sin dudas, un caso en el que se activa el Alerta Sofía es de una complejidad”, afirmó María Leticia Risco, coordinadora de ese organismo. Y agregó: “Desde que se creó el programa, en 2019, el Alerta Sofía solo se activó en tres oportunidades. Y en las dos precedentes (NdP: el de una niña de 10 años que desapareció en la provincia de Buenos Aires y el de otra que fue secuestrada en marzo en Ciudad de Buenos Aires) las nenas fueron encontradas”. De Guadalupe no se han hallado rastros hasta la fecha, a pesar de las intensas y continuadas tareas que se desarrollan, con intervención de fuerzas federales y locales. Aun así, los desenlaces de esos dos hechos que menciona y de otros sostienen su esperanza de hallar a Guadalupe sana y salva.

En tal sentido, para Risco, el rol ciudadano, la participación comunitaria en políticas de seguridad o políticas públicas es muy importante. “De hecho, en el Programa Alerta Sofía es lo que hace la diferencia —aseveró—. Se ponen los recursos policiales que sean necesarios, pero en estos supuestos donde está la gravedad del caso, se hace el pedido de auxilio a comunidad, que nos presten los ojos, que estén atentos, que pueden dar cualquier tipo de información”.

La funcionaria nacional explicó que el sistema que encabeza registra a nivel nacional todos los casos de personas desaparecidas y extraviadas, coopera y articula con quienes están a cargo de las investigaciones de ellos para poner a disposición recursos federales, tanto del Ministerio de Seguridad de la Nación como de las cuatro fuerzas federales que de él dependen: Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, la Policía Federal y la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Una actuación inmediata

“En el caso Guadalupe, la intervención fue en las primeras horas. Es importante destacar que a lo largo de los años trabajamos con las provincias para que se deje de lado esta práctica policial de no tomar la denuncia en las primeras 24 o 48 horas. Es necesaria la actuación inmediata, desde el primer momento. Y en este caso hubo una articulación, tomamos conocimiento de la desaparición de Guadalupe, nos contactamos con las autoridades policiales, con el Juzgado, tenemos enlaces en todas las policías provinciales. Se activó el Alerta Sofía en las primeras horas, el ofrecimiento de la recompensa. Inmediatamente, tras la activación del alerta, viajamos y se conformó una mesa junto con la autoridad judicial, la Policía provincial, y la Procuraduría Especializada en Trata, que es parte del Alerta Sofía”, detalló.

Preservar a quien dé datos

Justamente, a propósito del ofrecimiento de recompensa del Ministerio de Seguridad de la Nación de dos millones de pesos para quien aporte datos del paradero de Guadalupe, dijo que es importante explicar cómo es el procedimiento, porque hay políticas para preservar a quien brinda información. “Quizás hay alguien que sabe algo y no se anima a decirlo porque no quiere involucrarse, ya que es una causa que está en los medios de comunicación, no quiere tener ningún tipo de problema o quizás porque piensa que es un dato que no puede servir. La línea a la que tiene que llamar es el 134 y tiene que decir que quiere aportar información en el marco de la búsqueda de Guadalupe. En ningún momento debe dar los datos de contacto, se le da un código con el que esa persona es identificada”, dijo. Nadie sabe la identidad de ella, que en todo momento va a estar reservada. Ni la Policía local, ni las fuerzas federales, ni el Ministerio de Seguridad de la Nación ni el Poder Judicial.

Luego, se le indican los pasos a seguir. “Si esa información permite localizar a Guadalupe, inmediatamente se hace el pago de la recompensa. Solamente la Escribanía General de la Nación va a conocer la identidad al momento de hacer efectivo el pago”, indicó.

Más de la mitad son chicos y adolescentes

“¿Cuál es el porcentaje de niñas y niños desaparecidos o cuyas búsquedas están activas en nuestro país?”, le consultó El Diario a Risco. “En Argentina se registran como personas desaparecidas anualmente unos 12 mil casos. De ellos, un aproximado del 54 por ciento son niñas, niños y adolescentes”, remarcó.

Y destacó que cuando comenzaron a trabajar, hace casi 10 años atrás, se preguntaron sobre el vínculo delito-desaparición de personas, para analizarlo con el Ministerio de Seguridad de la Nación. “Vimos que gran parte de los casos están relacionados con personas con padecimiento mental, con consumo problemático de sustancias, con alguna conflictiva familiar, con ausencias voluntarias y un porcentaje bajo con delitos, como por ejemplo trata o femicidios, casos de mujeres que están desaparecidas y cuyos cuerpos son encontrados días después”, refirió.

“Desde el Sifebu lo que nos interesa es entender ese fenómeno y diseñar políticas públicas para esto. Por ejemplo, lo que tiene que ver con las primeras horas, los protocolos sobre cómo se tiene que tomar una denuncia, qué tipo de información pedir al aportante, cómo tiene que ser tratado un familiar a la hora de hacer una denuncia (porque no es lo mismo que a alguien le roben un auto a que desaparezca un hijo), acompañar a la familia en todo momento. Hablamos de guías para policías, de cómo investigar, de cómo actuar ante el hallazgo de un niño, niña o adolescente, de protocolos de actuación”, enumeró.

Fuente: El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *