“No fue un accidente”, consideró la abogada de la familia Padilla

 “No fue un accidente”, consideró la abogada de la familia Padilla

A entender de María de los Ángeles Tapia, la abogada que representa a la familia de Christian Matías Padilla, el joven de la Villa de Merlo que el sábado 6 a la madrugada murió al ser embestido por una camioneta en la ruta 1, lo ocurrido no se encuadra en un accidente (es decir, de un hecho culposo) sino en un homicidio simple doloso, y ambos ocupantes, el conductor Matías Rial y su acompañante, Paloma Abarzua, tendrían que haber sido detenidos tras el hecho. Pero hasta el momento no hay imputados en la causa. “Estaban totalmente alcoholizados, en una situación dudosa cuando se los bajó del auto (NdP: está la versión de que la joven estaba sin ropa), circulando por un lugar en el que hay una curva peligrosa, en una ruta transitada y conocida por el conductor, porque él vive hacia el sur. Si luego de estar toda la noche tomando alcohol decidís ponerte al volante de un vehículo, sabes que ese accionar puede traer consecuencias como la que tuvo. Tu auto puede ser un arma. Acá no sucedió que tuvo la mala suerte de que iba por la curva y se le reventó una cubierta, se fue a la banquina y sin querer chocó a una persona. No es un accidente, esto se pudo prever. Y mínimamente deberían haber sido detenidos”, dijo.

Tapia refirió que antenoche, luego de la marcha para pedir justicia por Christian que se hizo en la villa y de los posteriores disturbios y daños que un grupo de manifestantes produjo en la Comisaría 42ª, tuvo acceso al sumario policial. “No es muy grande. Falta mucho por desarrollar. Faltan testigos que, al momento que lo vi, no se habían presentado. Es un sumario que presenta irregularidades y contradicciones. No queda claro si cuando llegó la Policía esta gente —en referencia a Rial y Abarzua— estaban en el lugar o no. Pero la cuestión es que no se les tomó los datos, no se verificó la identidad allí, no se hizo el test de alcoholemia y se retiraron de modo particular”, aseveró.

Según el parte difundido ayer por Prensa del Poder Judicial, el mismo día del hecho, Rial y su acompañante declararon en sede policial “respecto de los hechos materia de investigación, quedando a disposición de la Justicia”. Los representa el abogado José Daniel Flores. Tapia dijo que se presentaron cinco horas después, que solo la joven declaró y que el conductor se abstuvo de hacerlo. “En la declaración de la chica queda constancia de que habían estado bebiendo durante toda la noche (NdP: circulan comentarios de que han estado en pubs de la villa y en un cumpleaños). Se los llevó al hospital para constatar si tenían lesiones. Tengo entendido, porque eso tampoco está en el sumario, que no se quisieron hacer el análisis para establecer la alcoholemia y que la jueza Patricia Besso no creyó pertinente hacerla de manera compulsiva, por lo tanto no hay alcotest, al menos en el sumario que vi ayer (por el lunes)”, refirió la letrada. Pero comentó que ha escuchado la versión de que un jefe policial informó a medios de la zona que sí había una prueba de ese tipo. Aunque dijo que tienen el testimonio de personas que ayudaron a sacar a los ocupantes de la camioneta, que han referido que ellos estaban bajo los efectos de la bebida y que en el rodado había olor etílico.

Ayer, en un comunicado, Prensa del Poder Judicial indicó que Tapia solicitó en el Juzgado diversas medidas, entre ellas “la intervención en el expediente en calidad de particular damnificado, el avocamiento del Juzgado al sumario policial que diera origen a la causa y medidas de prueba varias. Todo ello fue proveído con habilitación de día y hora, dándose intervención al Departamento Homicidios dependiente de la UROP III de la localidad de Concarán”.

El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *