Partió la marcha que homenajea a los gauchos de la Independencia

 Partió la marcha que homenajea a los gauchos de la Independencia

Con un clima festivo y con proliferación del típico atuendo gauchesco, comenzó este miércoles la 21ª Marcha Ecuestre “Por las huellas de la historia”, en la que 45 gauchos partieron desde San Martín, en el norte provincial, rumbo al Monumento al Pueblo Puntano de la Independencia, en Las Chacras, Juana Koslay, donde arribarán el próximo sábado al mediodía.

Los jinetes recorrerán a caballo unos 170 kilómetros para conmemorar el Cruce de Los Andes por el Ejército de la Independencia, comandado por el General José de San Martín.

El coordinador y uno de los fundadores de la iniciativa, Amado Domínguez, precisó que en esta ocasión participarán unas diez agrupaciones gauchas de distintos puntos de la provincia. “Serán unos 45 jinetes de Villa Larca, Paso Grande, San Francisco, San Luis, Quines, Luján, Las Chacras, Mesilla del Cura, Las Barranquitas y San Martín, entre hombres, mujeres y adolescentes de ambos sexos”, describió.

Luego de que el año pasado la marcha se suspendiera por la pandemia, la actividad comenzó este miércoles al mediodía con un almuerzo en el Polideportivo El Pampa, con todas las agrupaciones gauchas.

Luego hicieron un acto frente a la plaza San Martín, con la presencia del intendente, Enzo Mirábile; el jefe comunal de Estancia Grande, Diego Zeballos; el electo diputado provincial Marcelo Páez Logioia, y el escritor e historiador Jesús Liberato Tobares. Cantaron el Himno Nacional y los jinetes recibieron la bendición a cargo del párroco de la localidad, Eduardo Larroudé.

Después partieron los gauchos al son de la marcha de San Lorenzo, aplaudidos por los vecinos.

Marcos, uno de los integrantes de la marcha, nació en la localidad de Las Aguadas hace 31 años, es arquitecto y es la cuarta vez que participará en la travesía. “Mi madre, Isolina Ramírez, es una de las mujeres que intervinieron en más ediciones. Este año ella y mis hermanos también la realizan”, contó.

“Cuando se sale de acá, la gente del pueblo acompaña, saluda y desea suerte a todos los jinetes. Es algo tradicional del pueblo y todos saben que es un sacrificio llegar a San Luis. Es emocionante arribar a Las Chacras, uno se pone una meta y cuando sucede, se conmueve con el recibimiento de toda la gente”, señaló.

Este año Marcos realizará la marcha en una yegua que debutará en este recorrido. “No tiene un nombre y desconozco la edad que tiene, pero hace varios meses que la venimos preparando para esta partida. Le damos mucha alimentación y ya la erramos. En el camino se desarrolla un vínculo con el animal, es un sacrificio mutuo de los jinetes y de los caballos”, señaló.

Recordó que en el inicio de cada marcha, los equinos están intranquilos y en permanente movimiento. “Pero durante el transcurso del viaje se van calmando y cuando llegamos a Las Chacras las bocinas y las sirenas ya no les afectan”, dijo.

“No se pierde la tradición”

Otro participante es Sebastián Rodríguez, un policía de 37 años que no recuerda con exactitud en cuántas ediciones intervino. “Son entre 8 y 10 veces. Es una actividad muy linda y muy criolla, en la que existe mucho compañerismo y nos vamos dando una mano entre todos. También es importante porque no se pierde la tradición”, destacó.

Ayer, antes de partir, el efectivo de seguridad tenía mucha expectativa por la marcha. “Tenemos muchas ganas de hacerla, porque además de la amistad que se arma, uno disfruta del trayecto y las postas con las guitarreadas y los asados”, resaltó.

Este año participará en un caballo que se llama “El Mechurita” y tiene aproximadamente 9 años. “Hace muy poco que lo compré para hacer la marcha y lo estuvimos preparando para este itinerario”, señaló.

El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *