Pericias complican a acusado de matar a una familia en un choque

 Pericias complican a acusado de matar a una familia en un choque

La Cámara Penal 1 comenzó a juzgar a Héctor Fernández, acusado de provocar la muerte de cuatro personas, entre ellas un nene de tres años.

Este miércoles, la Cámara Penal 1 de San Luis comenzó a juzgar a Héctor Fernández por “Homicidio simple con dolo eventual en concurso ideal”. Durante la audiencia declararon dos familiares de las víctimas, dos empleados y un supervisor del peaje Cruz de Piedra, una conductora y Carina Bernal, licenciada en Criminalística del Departamento de Investigación de Delitos Complejos. Esta última aseguró que, con base en pericias realizadas en el lugar del hecho y en los vehículos, lograron determinar que Fernández cruzó de manera intempestiva su camioneta frente al Peugeot 207 en el que viajaban los cuatro integrantes de una familia, que fallecieron, y que este auto no logró esquivarlo.

Mostró imágenes de las pericias que hizo y explicó que analizaron los registros de las cámaras de seguridad de un domo ubicado en el lugar para determinar el recorrido que hicieron los vehículos y la dinámica de la colisión. También estudiaron los registros fílmicos del peaje, que mostraron que la camioneta Ford F100 de Fernández salió de allí cinco minutos antes que el Peugeot. La camioneta fue hasta la rotonda de Potrero de los Funes, ubicada a un kilómetro del peaje, dio la vuelta y regresó al peaje.

A mitad de camino la camioneta se cruzó por el cantero central y colisionó contra el vértice izquierdo del Peugeot 207. Aparentemente los vehículos quedaron enganchados y posiblemente Fernández volanteó para desprenderlos y eso provocó que el auto volcara en la banquina y que la camioneta quedara en la ruta. Bernal resaltó que en la escena hallaron una huella corta de frenada, lo que permitió determinar que el vehículo menor circulaba a aproximadamente 40 kilómetros por hora, es decir a una velocidad normal y que su conductor no tuvo mucho tiempo para advertir el peligro. 

También declararon los hermanos Eric y Andrea Garraza; hijos de una de las víctimas, Lidia Andrea Gutiérrez. Viajaba en el Peugeot 207 junto a su madre, Lidia Frías; su pareja, Hugo Omar Torres (el conductor); y su hijo William Torres Gutiérrez, de 3 años. Todos ellos perdieron la vida en aquel hecho ocurrido el 10 de junio de 2018 a 300 metros del peaje.

Para los hermanos Garraza la pérdida de sus familiares es irreparable. Contaron que están afectados emocionalmente dado que de un momento a otro pasaron “de tener una familia a no tener nada”, dijo Eric acongojado. Contó que tras la tragedia debieron salir a “hacer changas” ya que quienes llevaban adelante la economía del hogar eran su madre y Torres, su padrastro. Él ayudaba a Torres en un supermercado que tenía en El Volcán y también cuidaba a su hermano.

A su turno, Andrea Garraza dijo que a Fernández no lo conocían, pero que unos empleados del negocio de su padrastro dijeron que el día del hecho el imputado pasó por el comercio a cobrarle un dinero a Torres y que él no le pagó y le dijo que fuera después “porque estaba mal”. Recordó que su abuela le contó que ese día viajaban a la ciudad de San Luis a llevar a su hermano más chico al shopping y que después no tuvieron más comunicación. A la noche vio en los medios el choque y le preguntó a su hermano si sabía algo, pero el joven le contestó que no. Luego en la nota vio el nombre de su padrastro y de inmediato viajaron a San Luis, contó entre lágrimas.

Durante sus declaraciones, Lucero y Ferreyra, cajeros del peaje, contaron lo que recordaban. El primero dijo que él atendió a Fernández y que le llamó la atención que el hombre no lo saludara como siempre solía hacerlo, que lo notó “como perdido”. Ferreyra, por su parte, refirió que la camioneta del sospechoso y el Peugeot 207 llegaron al peaje prácticamente al mismo tiempo. Él atendió a las personas del Peugeot, que le dijeron que Fernández les había tirado la camioneta encima cuando circulaban por la Cuesta del Gato. Les dijo que esperaran hasta que la camioneta se fuera o hasta que él llamara a la Policía, pero los ocupantes le respondieron que estaban apurados, pagaron y se fueron. A los minutos, un motociclista les avisó que a unos 300 metros había ocurrido un choque.

Ferreyra tomó su auto y junto a sus compañeros fueron hasta el lugar, donde colocaron conos y ayudaron a rescatar a las víctimas. A su turno, Ariel Alcaraz, supervisor del peaje, declaró que él ayudó a sacar al niño, que había quedado atrapado, mientras que otras personas levantaban el vehículo.

Otro de los testimonios importantes de la audiencia fue el de Marianela Delpiano. La mujer dijo que ese mismo día cuando iba desde El Durazno a El Volcán varias veces se cruzó con la camioneta de Fernández y aseguró que el hombre conducía en zigzag. En distintas oportunidades la encerró con su vehículo y ella lo insultó reprochándole su manera de conducir, pero que el sospechoso no le hizo caso y continuó su marcha. Recordó que al llegar al peaje informó que una camioneta conducía en zigzag y que aparentemente el conductor estaba ebrio. Al día siguiente se enteró del trágico hecho y al ver las noticias reconoció la camioneta de Fernández.

Fuente: El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *