Rodríguez Saá respaldó a La Pampa para la creación del Comité de Cuenca del Desaguadero

 Rodríguez Saá respaldó a La Pampa para la creación del Comité de Cuenca del Desaguadero

Alberto Rodríguez Saá llegó en la tarde de este miércoles a Santa Rosa para firmar con Sergio Ziliotto una serie de convenios complementarios del Tratado El Caldén y respaldó la creación del Comité de Cuenca del Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó-Colorado.

La firma se desarrolló en el Hotel La Campiña. Se trata de convenios de cooperación en salud, internet y turismo entre San Luis y La Pampa.

En conferencia, el gobernador puntano reveló que firmó un decreto en el que expresa su “caluroso respaldo y acompañamiento a La Pampa en su reclamo” por la creación del comité de cuenca.

Rodríguez Saá recordó que el exgobernador Carlos Verna mencionaba siempre la problemática de la cuenca del Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó. “Tiempo después pude hablar con Sergio (Ziliotto) sobre el tema, me lo explicó y comprendí que se trataba de una elevación institucional, calidad institucional. En el siglo XXI estamos atrasados de no pensar cómo piensa La Pampa, y esto lo digo como un homenaje a Carlos Verna y Sergio Ziliotto, este excelente gobernador que tienen ustedes”, dijo.

“Hace algunas semanas me llega la demanda que La Pampa le hace a la Nación Argentina y a la provincias de la cuenca. Por mi profesión de abogado la leí y me encontré con una cantidad de documentales, mapas, historia del río, noticias, en fin, la historia de la cuenca y la historia de la lucha de La Pampa en busca de esa calidad institucional que implica un manejo compartido y racional de la cuenca”, relató.

“La demanda busca calidad institucional, que implica que el rio Desaguadero, que compartimos con Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis y La Pampa, tenga un Comité de Administración de la Cuenca, que ese sería el ámbito de diálogo, coordinación y cuidado del medio ambiente”, enfatizó el gobernador de San Luis.

Rodríguez Saá puso como ejemplo de manejo de cuencas hídricas el que se realiza sobre el rio Danubio. “Después de ser uno de los grandes problemas ecológicos de la humanidad, en los años ’50 volvió a la vida en virtud de los acuerdos internacionales que se lograron para el manejo racional del curso del río”, dijo.

“Hoy La Pampa está llevando a la Argentina a una calidad de las instituciones que es lo que demanda las Naciones Unidades en su agenda 2030. El río Desaguadero que tantas provincias argentinas atraviesa, debe tener su comité de cuenca”, expresó.

La Pampa, que viene sufriendo el corte del río Salado a raíz de represas instaladas aguas arriba, viene pidiendo al Poder Ejecutivo Nacional que, a través del Ministerio del Interior, convoque e integre un comité de cuenca, conjuntamente con las provincias de Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Río Negro y Buenos Aires.

En 2016, incluso, La Pampa presentó una acción de amparo. En ese momento, la administración de Carlos Verna intimó al Estado nacional a que convoque e integre con las provincias un comité de cuenca, en los términos de los artículos 40º y 6° de la Ley de Régimen de Gestión Ambiental de Aguas 25688.

El Sistema del Río Desaguadero – Salado – Chadileuvú – Curacó constituye la mayor de las cuencas íntegramente desarrolladas dentro del territorio argentino, con una superficie aproximada al cuarto de millón de kilómetros cuadrados (248.000) y recorre, de Norte a Sur, una franja desértica de 1.000 kilómetros de longitud, con un sistema hidrográfico poco conocido y de implicancias ciertamente complejas para las provincias alcanzadas.

Al adentrarse en el territorio de la provincia de La Pampa, el río llenaba bañados y lagunas, al tiempo que contribuía a la recarga de las napas freáticas. Esta circunstancia promovió la ocupación del área por pueblos originarios.

Sobre este sistema hídrico se localizan las localidades pampeanas de Santa Isabel, Algarrobo del Águila, Limay Mahuida, La Reforma y Puelches. Estas poblaciones se fundaron merced a la importante diversidad de recursos naturales renovables y no renovables provistos por el río que sostenían un amplio abanico de actividades productivas (ganadería vacuna, ovina, equina y caprina; producción de forraje, hortalizas y frutales; minería; pesca comercial; y artesanías).

Hasta hace unos 10 años, por el Salado ingresaban al menos unos 10 m3/s. Hoy el río prácticamente ha desaparecido.

Fuente: Diario Textual

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *